Web Analytics Made Easy - Statcounter

Cuatro podios, una victoria y la confirmación de que los de Noale han llegado para quedarse. La historia de amor de Aleix Espargaró y Aprilia que este año podría tener su final feliz.

Que Aleix Espargaró sea uno de los principales candidatos en la lucha por el título no es una simple casualidad, es el resultado de un camino de trabajo y constancia que este año podría culminar con el mayor premio, el título de Campeón del Mundo. No hay que remontarse mucho para poner el punto de partida en los inicios con el que ha sido el equipo de su vida, unos comienzos que pocos creyeron llegase a ser una de las escuderías más fuertes de la parrilla, pero por la que Espargaró decidió apostar y trabajar para hacer de Aprilia su propia moto ganadora.

Las estadísticas no mienten, y a pesar de que los comienzos nunca son fáciles, con trabajo y constancia parece que todo puede lograrse, y si no que se lo digan a Aleix Espargaró. De su salida de Suzuki, al comienzo de una aventura que ha acabado demostrando una premisa que el propio Aleix siempre ha tenido, el talento estaba patente. Sin embargo, su apuesta ha costado sangre, sudor y lágrimas.

Los comienzos nunca son fáciles

Publicidad

En su primera temporada vistiendo los colores de Aprilia, Espargaró tan solo logró acumular 62 puntos en toda la temporada, puntuando en ocho de las 18 carreras que se disputaron ese año y cuya mejor posición fue un sexto en Qatar y Aragón. Una temporada con muchos sinsabores y que culminaba con una caída en el Gran Premio de Australia, fractura en dos huesos de la mano y una intervención quirúrgica. Repito, los comienzos nunca son fáciles, y el claro ejemplo lo vivió el propio Aleix Espargaró.

Dicen que año nuevo, vida nueva, aunque en el caso del hermano mayor de los Espargaró este dicho no se cumplía en su segunda temporada con la marca de Noale. Los problemas se instalaban en el box del catalán, problemas de fiabilidad, caídas y problemas mecánicos que le complicaban la existencia. El de Granollers lograba meter su Aprilia en los puntos hasta en nueve ocasiones, 44 puntos fueron los que consiguió acumular en toda la temporada y un sexto, de nuevo, fue su mejor posición de parrilla. Aleix era decimoséptimo en lo que estaba siendo un proyecto con muchos problemas.

Los siguientes años no fueron particularmente fáciles para el catalán, las dudas y los problemas se acumulaban en el box de Aprilia y los resultados eran muy lejanos a los soñados. 17º y 14º en la clasificación general y un total de 63 puntos en la temporada. Con un séptimo como mejor posición, Aleix Espargaró decidía seguir apostando por la marca de Noale para las siguientes dos temporadas. Lo que parecía que sería el final del piloto catalán sería el resurgimiento del Ave Fénix.

El punto de inflexión

Publicidad

2021 fue el punto de inflexión de lo que sería el comienzo de un sueño, las primeras pinceladas de un retrato que esta temporada puede terminar de dibujarse. La temporada pasada dejaba en el box de Aprilia el primer podio, lo que sería la primera piedra del camino, el resultado que confirmaba los buenos presagios del catalán y que hacía una declaración de intenciones: Aprilia ya estabas lista para ganar. Il Capitano, como se conoce a Espargaró en Aprilia, había conseguido el primer podio de la marca y, con un paso más, estaría listo para marcar una página histórica en el Mundial de MotoGP.

Pero no fue hasta 2022 que se hizo la magia. Qatar fue el preámbulo, Indonesia el aviso y Argentina la confirmación. Años y años de trabajo y sacrificio que se llenaban con la primera victoria de Aleix Espargaró junto a la Aprilia. El punto de inicio de la que está siendo una temporada de ensueño, cuatro podios y una victoria así lo avalan. La regularidad expresada durante toda la temporada convierten a Espargaró en uno de los máximos candidatos en la lucha por el título. No es un sueño, esta vez es realidad.

La remontada de Assen fue la confirmación, para muchos, de que la posición de Aleix Espargaró, sus posibilidades para ganar este título, no son una casualidad. Nueve carreras quedan por disputarse, nueve oportunidades para continuar haciendo historia. Y un sueño que este año podría hacerse realidad. Porque con lucha y sacrificio todo puede conseguirse, y si no que se lo digan a Aleix Espargaró.

Publicidad

Foto: José Carlos Jimenez (Piel de Asfalto)

¡Las Noticias Vuelan!

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir todas las novedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Las Noticias Vuelan!

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir todas las novedades.